Qué es el IVA de caja y cómo me afecta

Qué es el IVA de caja y cómo me afecta

En nuestra entrada de hoy vamos a explicar qué es el IVA de caja y cómo nos afecta tanto a las empresas como a aquellos particulares que realicemos alguna actividad por cuenta propia (como puede ser el arrendamiento de un inmueble).

Antes de nada, y con el fin de que podáis completar la información proporcionada en este artículo, comentaros que el IVA de caja viene regulado en el artículo 23 de la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. A continuación vamos a repasar los puntos clave de este Régimen Especial del IVA.

El régimen especial del criterio de caja entró en vigor el 1 de enero de 2014 y se encuentra vinculado al Impuesto sobre el Valor Añadido.

Se trata de un régimen optativo que permite a los sujetos pasivos retrasar la declaración e ingreso del IVA repercutido hasta el momento del cobro a sus clientes aunque obligatoriamente se retardará, igualmente, la deducción del IVA soportado en sus adquisiciones hasta el momento en que efectúe el pago a sus proveedores (criterio de caja doble); todo ello con la fecha límite del 31 de diciembre del año siguiente a aquel en que las operaciones se hayan efectuado.

¿Quién puede acogerse?

Podrán aplicar este régimen especial los sujetos pasivos del impuesto cuyo volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros.

Quedarán excluidos del régimen de caja los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo respecto de un mismo destinatario durante el año natural superen la cuantía que se determine reglamentariamente (es decir 2.500 €).

Requisitos objetivos:

El régimen podrá aplicarse por los sujetos pasivos que cumplan los requisitos anteriores y opten por su aplicación en los términos que se establezcan reglamentariamente (ver apartado siguiente).

La opción se entenderá prorrogada salvo renuncia. Esta renuncia tendrá una validez mínima de 3 años.

El régimen especial se referirá a todas las operaciones del sujeto pasivo realizadas en el territorio de aplicación del impuesto

¿Cómo se solicita la aplicación del RECC?

El empresario debe comunicar la opción de acogerse al RECC en la declaración de inicio de actividad o mediante la declaración censal, modelo 036, durante el mes de diciembre anterior al ejercicio en el que deba aplicarse el RECC. La opción ejercida se entiende prorrogada en los ejercicios siguientes, salvo renuncia expresa por parte del empresario o exclusión del régimen

Operativa:

El Impuesto se devengará, es decir será obligatoria su declaración, en el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos o si este no se ha producido, la obligación de declarar se producirá el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.

A estos efectos, deberá acreditarse el momento del cobro, total o parcial, del precio de la operación (sólo si lo requieren, pero deberá tener el justificante del cobro por si lo reclaman).

Los comentarios están cerrados.