La fiscaliad de los productos financieros

La fiscaliad de los productos financieros

Quedan menos de cuatro semanas para que se inicie la campaña de la renta 2015 (6 de abril 2016) y como ya os comentábamos en artículos anteriores, desde nuestro despacho nos esforzamos para que nuestros clientes puedan beneficiarse al máximo.

En el artículo de hoy vamos a contaros cómo reducir la carga fiscal a través de productos financieros, en concreto mediante planes de ahorro y planes de pensiones.

El primer producto que vamos a analizar son los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), estos planes son como una hucha para ahorrar con vistas un gasto futuro, puede ser la compra de un coche, una vivienda o por qué no, tu jubilación, y que además de ahorrar, te va generando intereses por el capital aportado.

Los PIAS presentan la ventaja fiscal de que sus rendimientos (es decir, los intereses generados por tus aportaciones) pueden estar exentos de tributación, pero esto sólo será aplicable si se cumplen una serie de requisitos que te detallamos a continuación:

  1. El primer requisito a cumplir es que tus aportaciones anuales al PIAS no pueden exceder de 8.000 €, ya sea mediante aportaciones periódicas o con aportaciones extraordinarias.
  2. El segundo requisito que debes cumplir es mantener el PIAS al menos durante 5 años sin rescatar nada.
  3. Y en tercer lugar, es imprescindible que la disposición del saldo acumulado se realice en forma de renta vitalicia.

Debes saber que la renta vitalicia que recibas de tu PIAS también puede estar exenta de tributación, o al menos así se mantiene con la Ley 26/2014 del IRPF. El porcentaje de renta que tributa depende de la edad del titular en el momento de su constitución, y de acuerdo con la siguiente escala:

  • 40% si es menor de 40 años
  • 35% si tiene entre 40 y 49 años
  • 28% si tiene entre 50 y 59 años
  • 24% si tiene entre 60 y 65 años
  • 20% si tiene entre 66 y 69 años
  • 8% si es mayor de 69 años.

El segundo de los productos que presenta una ventaja fiscal es el Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo (SIALP), el cual se introduce en la disposición adicional vigésimo sexta de la Ley 26/2014 del IRPF.

El SIALP se configura como un Seguro de vida individual considerado como aportaciones a sistemas de previsión social con cobertura de fallecimiento y supervivencia, en el que el contribuyente es el contratante o tomador, el asegurado y el beneficiario en caso de fallecimiento.

Las ventajas fiscales del SIALP son la exención de tributación de sus rendimientos, pero para ello deben cumplirse los siguientes requisitos:

  1. Las aportaciones anuales al SIALP no pueden exceder de 5.000 €, ya sea mediante aportaciones periódicas o con aportaciones extraordinarias.
  2. El segundo requisito que debes cumplir es mantener el SIALP al menos durante 5 años sin rescatar nada.
  3. En tercer lugar, es imprescindible que la disposición del saldo acumulado se realice en forma de capital.
  4. Y por último, cada contribuyente sólo puede ser titular simultáneamente de un SIALP.

En caso de incumplir alguno de estos requisitos los intereses tendrían una retención del 19% y por tanto tributarán en el IRPF.

Finalmente abordamos la fiscalidad de los Planes de Pensiones, en los cuales, a diferencia de los dos anteriores, las aportaciones realizadas año a años SÍ que son deducibles en el IRPF. En concreto, las aportaciones realizadas al plan de pensiones individual dan derecho a reducir la Base Imponible General en la cuantía menor de:

  • El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo personal y de actividades económicas percibidos durante el ejercicio.
  • 8.000 € anuales.

Si el contribuyente acredita un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65% o psíquica igual o superior al 33%, se eleva el máximo de aportación con ventaja fiscal hasta 24.250 €.

Adicionalmente hay un límite de reducción 2.500 € si el Plan de Pensiones es a favor del cónyuge, siempre que éste no obtenga rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas, o estos sean inferiores a 8.000 €.

Cabe destacar que los excesos de aportaciones no deducidos se pueden aplicar en los 5 años siguientes.

Finalmente comentar que los Planes de Pensiones pueden rescatarse a partir de los 10 años de la aportación, siendo los primeros rescates posibles a partir del 1 de enero de 2025, y las aportaciones descartables aquellas previas al 31 de diciembre de 2015.

Si todavía no cuentas con uno de estos planes y no puedes beneficiarte de las deducciones y exenciones fiscales, consulta con nosotros cómo realizar la declaración de la renta 2015 gratis y mejorar tu factura fiscal de 2016

No hay comentarios

Agregar comentario