Domicilio fiscal vs social ¿Hablamos de lo mismo?

Domicilio fiscal vs social ¿Hablamos de lo mismo?

Cuando en mi despacho doy de alta autónomos porque inician una actividad, uno de los aspectos que se debo informar a Hacienda es el domicilio fiscal y el domicilio social del emprendedor. Se trata de dos conceptos que en muchas ocasiones se equiparan pensando que son lo mismo, cuando realmente no lo son.

Vemos las definiciones que la normativa vigente da a cada uno de ellos:

Domicilio Fiscal: Es el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria. Para las personas físicas (autónomos) el domicilio fiscal es el lugar donde tiene su residencia habitual.

Domicilio Social: Es el lugar en el que se halla el centro de efectivo de su administración y dirección, o en el que radique su principal establecimiento o explotación.

Así pues, el domicilio social es aquel en el cual desarrollas tú actividad, recibes a tus proveedores y clientes, recibes las mercancías, y al fin y al cabo pasas horas y horas gestionando, administrando y dirigiendo tu negocio. Mientras que el domicilio fiscal determina a qué delegación tributaria pertenece el empresario/empresa, y siempre se entenderá como el lugar de localización del mismo.

Así pues, en la práctica el domicilio fiscal siempre es aquel que debemos indicar para recibir las notificaciones de Hacienda, Seguridad Social y otros organismos públicos para recibirlas correctamente y a tiempo.

El cambio tanto en el domicilio fiscal como en el social debe notificarse a Hacienda a través del modelo 036/037.

No hay comentarios

Agregar comentario